Exilio: Capítulo 2

23:39

Capítulo 2: 



A Alexia le dolían tanto los pies que cuando llegaron a la playa se arrancó los tacones y disfrutó del toque de la arena en su piel. Gimió de placer al sentir la circulación de la sangre hormiguear en sus dedos. Esos zapatos no estaban hechos para ella.
-Aún voy a beberme un par de copas más. –anunció Nexia.
-No, yo no puedo más. Te espero aquí en la arena. –y tomó asiento, dejando las piernas en cruz.
No iba a beber más, su sangre llevaba el alcohol de tres mojitos y comenzaba a estar demasiado alegre para seguir la fiesta. No le gustaba emborracharse, le gustaba mantener casi todos sus sentidos intactos.
Miró hacia sus amigas y Margot, la cuál estaba agarrada al brazo de Nexia, se acercó a ella e intentando sentarse se estrelló de bruces contra la arena. Puede que ella llevaba alguna copa de más, le había perdido la cuenta en su segunda ronda de chupitos. La pobre muchacha giró la cabeza e hizo un mohín, a lo que Alexia contestó poniéndole la mano en la espalda y dándole palmaditas.
-Ea, ea, ya pasó.
-Sois unas blandengues. –bufó la restante obviamente molesta.
Lástima por ella, por que Alexia lo estaba disfrutando. Habían bailado, reído y bebido a partes iguales, hacía mucho tiempo que no se lo había pasado tan bien y únicamente necesitaba un pequeño respiro.
-Voy a ese chiringuito para que me sirvan otro Gin Tonic. –les dijo.
No pudo evitar mirarla suplicante.
Nexia la fulminó con la mirada y le preguntó:
-¿Qué quieres?
-Un mojito pero suavecito.
La vio enarcar su ceja de enfadarse y no pudo evitar reír.
-¿No decías que no bebías más?
-Ya, pero si me lo traes tú, mi niña más cariñosa… hago un esfuerzo.
Su amiga entornó los ojos y le dedicó un dedo muy poco femenino al mismo tiempo que se marchaba a donde había dicho.
-Pero me lo traes ¿no?
-¡Que te den!
Alexia rio a carcajada llena y miró hacía el mar, antes de cerrar los ojos unos segundos susurró:
-Ya, pero seguro que me lo traes.
Sólo necesitaba descansar unos pocos segundos, con eso ya iba a tener suficiente para seguir con aquella fiesta. Estaba claro que no estaba acostumbrada a salir de fiesta y al día siguiente no iba a poder levantarse.
De pronto, unas manos acunaron su rostro y ella, contra todo pronóstico, no se asustó ni brincó con aquel contacto.
-Alexia… -la voz de él la conocía tanto que no se molestó en abrir los ojos.
-Scott…
Suaves labios tomaron el control de los suyos en un beso lento, saboreándose con cariño hasta tomar uno la boca del otro. Las manos de sus mejillas se marcharon para tomar su nuca y tumbarla en la arena evitando un golpe, fue tan dulce que no pudo evitar gemir ante aquello.
Rompió el contacto y quedó a escasos centímetros de su boca, notó su varonil respiración y sintió que todo su cuerpo se encendía como nunca.
-Scott…
-Ven al hotel conmigo. Déjalas aquí. –dentro de la súplica había una orden tan fuerte y visceral que casi sintió ganas de hacerle caso.
-Esta noche n…
No pudo acabar la palabra, él la volvió a besar profundamente, mordiendo su labio inferior y tirando de él para introducirle la lengua y saborearla a conciencia. Aquel hombre quería hacerle perder el control y estaba a punto de sucumbir a sus deseos.
-Vente conmigo…
Alexia gimió alzándose en busca de aquel pecado que deseaba besar. Él se giró y no pudo más que alcanzar una mejilla.  Gruñó de desagrado y él rio.
-Dime que sí Alexia…
-No. –contestó fuertemente haciendo que Scott bufara.
-Puedo convencerte.
La mano derecha de él acarició su labio inferior para bajar lentamente por su cuello, Alexia se congeló esperando el contacto pero notó como sorteaba sus pechos y bajaba peligrosamente a su intimidad. No pensó que lo hiciera públicamente pero le alzó un poco la mini falda y se coló entre sus prendas más sensuales. Notar sus dedos acariciarla ahí la hicieron encorvarse, una parte de ella gozaba y otra tenía miedo por que fueran descubiertos.
-Por favor Scott…- no alcanzó a decir nada más, sus palabras murieron en un suspiro cuando los dedos hábiles de su amante comenzaron a masajear su clítoris.
Fue a gemir fuertemente y él tomó su boca, silenciando aquel íntimo momento de posibles mirones indeseados.
-Dime que sí... –susurró al romper el beso.
-Yo –no alcanzó a decir nada más.
-Vamos Alexia. –inquirió desesperado.
-S
No logró terminar de decir que sí, antes de hacerlo la voz de Nexia la exaltó.
-¿Qué coño haces?
Alexia abrió los ojos y se incorporó rápidamente, saltando de la arena como un resorte.
-¡Scott! –exclamó buscándolo.
Sorprendentemente no lo encontró, miró por los alrededores desesperadamente y no fue capaz de verle.
-¿Soñando con mi hermano? Estás demasiado colgada por ese. –dijo despectivamente su amiga ofreciéndole una copa.
-Estaba aquí, yo… -con una mano se acarició los labios y con la otra un lugar muy íntimo.
-Alexia, no está. Yo me he ido al chiringuito y mientras pedía te he visto desplomarte. Seguramente te dormiste, sueños húmedos con Scott. –hizo una mueca de asco y se sentó en la arena- Ni me lo cuentes, prefiero no imaginármelo.
Estaba completamente aturdida, ¿un sueño? Había sido demasiado real para ella, tanto que jamás hubiera sido capaz de creer que fuera algo irreal. Miró, nuevamente, a su alrededor buscándolo. Necesitaba saber que estaba allí y que no había tenido un sueño erótico con él.
-Yo sí quería irme contigo. –susurró mirando hacia el mar.
Una brisa de aire sopló con fuerza acariciándola como si fueran unas manos y abrazándola haciéndola sentir mejor. Sí, esa noche había bebido demasiado, comenzaba a imaginarse cosas que no tenían ningún tipo de explicación.
-Te estás colando por él ¿eh?
-No, qué va. –mintió.
Nexia se descalzó y usó uno de sus dedos para tocar a una Margot demasiado embriagada.
-¿Sigues viva?
-Sí Papi, cinco minutos más… -gruñó girándose y poniéndose en posición fetal.
-Otra que sueña. –rio Alexia.
Miró su copa, los hielos flotaban en ese líquido que tan feliz le estaba haciendo sentir. Tal vez con esa copa tenía un momento íntimo con Scott; puede que no fuera real pero a ella ya le servía. Miró a Nexia y acercó su vaso al suyo, brindaron y miraron al cielo.
-Hasta el fondo, salud. –dijeron al unísono.

***

Dos vueltas de campana le quitaron el aire de sus pulmones, buscó gritar, patalear, pelear para –en un intento en vano- detener el coche en su loca caída por el precipicio. El dolor lacerante se extendía por todo su cuerpo, se sintió aprisionada en aquella máquina de metal y notó como algún hueso cedía haciendo que se mareara. Luchó por mantenerse despierta, necesitaba estarlo para salir con vida de aquel lugar.
No supo cuántas vueltas dio antes de sentir unos leves segundos una sensación de ingravidez y golpear el suelo con una fuerza demoledora. Fue entonces cuando sus cuerdas vocales se tornaron funcionales y reaccionaron al grito que quiso emanar.
Y gritó, con tanta fuerza que sintió pitar sus oídos. Vació el dolor, el miedo y la angustia de los últimos momentos acontecidos.
Luego, únicamente quedó el silencio abrazándola al final de aquel terrible precipicio. Ellas habían caído, tan rápido y veloz que no habían podido reaccionar a tiempo.
Echando la vista atrás trató de recordar los últimos instantes a la caída, tras beber una copa más y bailar en la arena al son de la música de los locales cercanos, habían decidido que Margot iba demasiado perjudicada para seguir la noche.
A pesar de todo, Nexia apenas había bebido y siendo totalmente imprudentes la habían dejado conducir en vez de llamar a un taxi. Camino al hotel el coche se había vuelto loco, deslizándose fuera de la carretera y cayendo tan deprisa que no había podido asimilarlo.
En aquellos momentos en una prisión de metal boca abajo, Alexia abrió su cinturón de seguridad. Cayó sobre los cristales rotos sin ninguna delicadeza, haciéndola sentir tanto dolor que sus ojos se humedecieron y su garganta se quebró gritando. Necesitaba salir de allí, ayudar a sus amigas y pedir ayuda.
No pensaba en nada más, era como si su cerebro inconscientemente hubiera marcado una dirección primera y no pudiera desviarse de aquello.
-¿Ne..? –su voz se ahogó en la garganta.
En un segundo intento logró que su voz fuera algo más clara:
-¿Nexia, Margot?
Pero nadie contestó.

<<¿Y si están muertas?>>
***

Arrastrándose por la ventanilla logró salir al exterior, el coche estaba hecho añicos; lo miró tumbada en el suelo durante unos segundos… o eso le pareció. Notaba cada una de sus heridas y huesos rotos, cada respiración que sus pulmones apenas podían hacer.
Estaban en medio de un bosque, tan oscuro y profundo como la noche, tan en silencio que la sobrecogió. Ya no se escuchaba el ruido de los coches en la carretera, únicamente sus agitadas respiraciones.
-¿Margot?
Silencio, tan terrible y desolador que quebró sus fuerzas. Gimió sonoramente escasos segundos antes de romper a llorar. Se sentía débil, incapaz de levantarse para una pelea más. Necesitaba que su cuerpo colaborara, si había alguna esperanza de salir con vida de ese lugar estaba en su mano.
Alargó la mano derecha y buscó la manera de la puerta del coche, cuando la tuvo tomó aire y trató de alzarse. Tiró de sí misma unos escasos centímetros para golpear nuevamente la tierra estrepitosamente.
-¿Nexia?
Nada, ni un leve susurro.
Su mente no dejó de repetirle que la necesitaban y volvió a intentar levantarse. Esta segunda vez, su cuerpo reaccionó, ayudando a que se pusiera en pie lentamente. Apenas podía mover su brazo izquierdo pero lo pudo manejar lo suficiente como para apoyarse en la puerta y tomar impulso con ambas manos.
Al fin estaba en pie.
Se sintió victoriosa y sonrió, como si hubiera ganado la batalla.
Miró en el interior del coche y no las vio, quedó tan sorprendida que tuvo que frotar sus ojos para asegurarse que no la estaban engañando. Aquel automóvil estaba completamente vacío. No había rastro alguno de ellas dos.
Alexia se dejó caer lentamente hasta quedar sentada. ¿Cómo era aquello posible? ¿Estaba volviendo a soñar?
Una especie de flashback le hizo recordar que sus amigas se habían reído de ella al ponerse el cinturón. Que imprudentes habían sido. Entonces, ¿eso significaba que había una posibilidad? Seguramente habían salido disparadas del coche a causa del choque y estaban en aquel bosque.
Sí, había una posibilidad de que estuvieran con vida y necesitaba encontrarlas.



22 comentarios:

  1. Madre mía!!! lo has dejado super interesante, ahora tocará esperar hasta el martes que viene!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niña, muchas gracias por tus palabras, espero q te siga gustando. Gracias por leerme, significa mucho para mí

      Eliminar
  2. La madre....que te hecho jajaja que grande eres, me encanta como escribes y espero que no le haya pasado nada a las amigas Margot me cae bien jajaja
    felicidades mi niña me quedo esperando el tercero, de paso me lei el primero que aun no lo habia hecho, me repido, felicidades amor ¡¡¡me encantaaaaaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado en shock. Gracias amore por tus palabras. La verdad q eres un amor. A ver si el cap 3 te gusta! Un beso!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias! Espero a te siga gustando. Gracias por leerme

      Eliminar
  4. Madre mía, ha estado genial, con ganas de más. Quiero que llegue el martes ya!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa! De verdad q mil gracias por tus palabras

      Eliminar
  5. Madre mía!!! Qué interesante se ha quedado!!! Quiero más!!!

    ResponderEliminar
  6. UFFF madre que capítulo... ese inesperado sueño erótico / aparición fantasmal seguro que esta conectado con ese flasback.

    Espero que todo queda en una anécdota y que a ese par de amigas no les haya pasado nada. Con ganas de saber más jiji

    Ahora me toca esperar una semanita, listo ya estoy puesta a día :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hay el tres! Me alegro q te guste, a ver si en el próximo no me matas jajajaj un beso

      Eliminar
  7. Quiero más más , donde se habrán metido esas tres? Esperemos que sea un sueño sino.... Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amore! A ver si es un sueño o. No ajajjaja

      Eliminar
  8. Quiero más más , donde se habrán metido esas tres? Esperemos que sea un sueño sino.... Me encanta.

    ResponderEliminar
  9. Ya estoy enganchada.
    Quiero más hay que me has dejado intriga.
    Como me esta gustando y acabamos de empezar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay q emoción! Gracias! Espero q sigas leyendo y te guste. Mil gracias!

      Eliminar
  10. Que ganas de más!!! Que enganche, esta muy interesante deseando saber como sigue 😍😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa! Espero q te siga gustando! Gracias por leerme 💜💜💜

      Eliminar

Gracias por comentar en el blog.

Con la tecnología de Blogger.