Conquístame si puedes: Capítulo 18

0:19
Capítulo 18:

—Abre la puerta Liam. —la voz de su compañero Joshua no le provocó ninguna reacción.
Siguió metido en su ordenador y en la búsqueda de imágenes. Había logrado piratear las cámaras de seguridad de los locales cercanos al restaurante donde había desaparecido su hermana y las estaba cotejando para saber quién sacó a la fuerza a Lisel.
—Tiraré abajo la puerta. No me obligues a eso.
—Que te den. —gruñó, no estaba de humor para soportar a nadie.
Por quinta vez no había resultado favorable. Bufó desesperado y cerró el portátil, saltó del sofá y abrió a su compañero. Su mirada enfadado no le impresionó, que hiciera lo que quiera todo estaba justificado para encontrar a Lisel.
Joshua inspeccionó el apartamento de Liam con la mirada y pronto supo lo que había estado haciendo los últimos días. Cerró la puerta y supo que la tempestad estaba a punto de abrirse. Era como esperar una tormenta de arena en pleno desierto sin cobijo posible.
—¿Te has cuenta de lo que estoy haciendo por ti? —gritó su compañero.
Liam no se molestó, fue a la nevera y tomó una cerveza.
—Tienes a todo el mundo intentando rastrear tu culo y encerrarte por un montón de delitos. En menos de una semana has torturado, pirateado, amenazado y casi atropellado a diferentes personas.
—Y sigo tan lejos de encontrarla como el primer día.
Su apartamento era un lugar pequeño de apenas tres estancias. Al entrar llegabas al comedor cocina, donde había un gran sofá gris y justo delante su mesa escritorio donde tenía las mejores vistas de la ciudad. Era una ventana grande y que hacía que entrara el sol todo el día y calentara su hogar. Su habitación era pequeña pero funcional, no necesitaba muchas cosas para vivir. Y el lavado con tener una ducha decente se conformaba.
Liam caminó hasta su escritorio y lo abrió para seguir con la búsqueda. Joshua llegó hasta él y vio que iba a tomar la pantalla del ordenador pero él le tomó por la muñeca antes de que lo hiciera. Sin mirarlo llevó su mano hasta el pecho, justo donde tenía la funda de su arma y la tomó en sus manos para quitarle el seguro.
—¿Enserio? ¿Ahora nos disparamos entre nosotros? —se mofó su compañero.
—Si no me dejas seguir buscando a Lisel sí.
No pestañeó, únicamente quería seguir con la búsqueda lo antes posible. Ya nada le importaba salvo encontrarla.
—Hace diez años que trabajamos juntos.
—Y pienso volarte la rodilla como no te muevas.
Joshua comprendió cuánta realidad había en sus palabras y soltó el ordenador. Fue a la nevera en busca de una cerveza y se tiró sobre el sofá mientras él seguía trabajando.
—Seguiré ayudándote pero no mates a nadie.
Liam saboreó el amargo líquido dorado que llenó su boca y contestó:
—Depende de cómo aparezca.
Supo el significado del silencio cuando Joshua no habló y no quiso barajar esa posibilidad. Sí, después de un mes ya apenas habían esperanzas de encontrarla y el pensamiento de no volverla a ver hacía que su estómago se retorciera dolorosamente. No podía imaginar algo semejante, Lisel debía volver a casa.
—Liam…
Él intentaba decirle algo, pero ya sabía lo que iba a ser. No necesitaba escuchar a nadie, no era prudente pedir que dejara la búsqueda.
—Necesitas descansar.
Liam, furioso, cerró el portátil y lo encaró.
—¿Ves a mi hermana?
Joshua negó con la cabeza.
—Pues no voy a parar hasta encontrarla. Si tengo que pasar por encima de alguien lo haré.
—Tío, te han quitado la placa y el arma. Obviamente no era la única que tenías pero, el caso es que debes dejarte ayudar.
Liam llegó al punto máximo, estaba a punto de cometer un asesinato allí mismo. Aquel hombre era como su hermano y no comprendía el infierno que estaba viviendo. ¿Cómo no le comprendía? ¿Cómo podía seguir indiferente si él estaba viviendo una pesadilla?
—¡LÁRGATE! —bramó preso de la ira señalando la puerta.
Joshua negó con la cabeza provocando que Liam le apuntara en la cabeza con el arma. Era real, era peligroso y estaba a punto de hacerlo si no pensaba bien sus próximos movimientos. Se sentía traicionado y desesperado. Demasiados días sin dormir, mucho tiempo buscando a una mujer que parecía haberse evaporado.
Su compañero alzó las manos, estaba evidentemente asustado por el arma que sostenían contra él.
—Solo estás empeorando las cosas.
—Si sigues voy a volarte los sesos. Lo digo muy enserio.
Se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta de espaldas, sin perder de vista a un Liam que había perdido el juicio.
—Contrólate hombre. Necesitas ayuda y puedo proporcionártela.
Liam señaló el pomo de la puerta con el arma y su compañero entendió la orden, abrió dispuesto a irse y chocó contra una señora. Pegó un brinco asustado y Liam escondió el arma rápidamente para que no se asustara.
—Disculpe. —dijo Joshua.
—No se preocupe. –sonrió y miró a Liam, entonces su gesto cambió a preocupación- ¡Oh, querido! Espero no haber llegado demasiado tarde.
Liam parpadeó sin poder comprender nada. Aquella mujer iba vestida con una capucha, se descubrió el rostro y reconoció que era una mujer atractiva pero no tenía tiempo para intentar ligar.
—No la conozco.
—Yo a ti sí. Y sé dónde está Lisel porque la advertí antes de que partiera.
Liam sintió que la sangre abandonaba su cuerpo, notó como su mano dejaba caer el arma y caía sonoramente contra el suelo.
—¿Lisel? ¿Sabe dónde está mi hermana?

***

<<Aidan corrió hacia los establos, Thorn le esperaba y no quería llegar tarde. Su hermano menor no era extremadamente puntual pero él no pensaba pecar por ese mismo lado. Camino a su destino se cruzó con unas pocas doncellas, todas le sonrieron y una muy adorable morena se sonrojó cuando él le dedicó una mirada exclusiva.
Las mujeres deseaban su compañía y él, tras sus obligaciones, tal vez comenzara a plantearse experimentar el calor corporal y la dulzura de una mujer en su alcoba.
Estaba cerca de su decimosexto cumpleaños, pronto le buscarían una esposa acorde a su estatus y debía disfrutar antes de ser atado a un triste matrimonio. No todos tenían la suerte de sus padres, ellos habían contraído matrimonio sin conocerse y, al poco tiempo, la chispa del amor les había envuelto. Aidan no pensaba que gozaría de la misma suerte, aún así, estaba dispuesto a hacer lo necesario por su pueblo.
Iba a ser un buen Rey, algún día.
Thorn salía de una cuadra vacía cuando entró en el establo. Aidan le miró asombrado.
—Has madrugado hermano, sorprendido es poco.
Su hermano tenía catorce años pero ya gozaba del cuerpo de un guerrero, pronto el ejército gozaría de un soldado más.
Una risa femenina hizo que frunciera el ceño, tras su hermano se levantó una doncella que se ajustaba el vestido. Al verle se sonrojó y se ocultó tras de Thor, no había que ser un genio para comprender que los hobbys de su hermano comenzaban a ser las mujeres.
—¿Ya? —preguntó sorprendido.
Thorn se encogió de hombros, giró sobre sus talones y le quitó un trozo de paja a la mujer antes de darle un suave golpe en el trasero y hacerla marchar. La doncella hizo una pequeña reverencia y guiñó el ojo a Aidan.
—Majestades. —dijo educadamente y se marchó.
Thorn lucía una sonrisa pletórica.
—Es algo mayor que nosotros pero hace… —se quedó callado pensando sus próximas palabras y prosiguió—Le has gustado, pásatelo bien.
Aidan hizo caso omiso y prefirió ir a preparar su caballo.
—Sé que no eres virgen hermano, te he visto con mujeres. No te hagas el remilgado conmigo. —se quejó Thorn.
—No pienso tener esta conversación contigo. —dijo tajantemente.
Horas más tarde volvían de un largo paseo, habían cazado, habían nadado por el helado río y volvían a su hogar tranquilamente. Aquel había sido un buen día, ya tenían pocos días como aquel, ambos habían asumido las obligaciones que les correspondían como príncipes y debían hacer lo que era mejor para el reino de Eneor.
—Un baño caliente, un poco de vino y una compañía femenina hará que descanse tranquilo. —rió Thorn.
Quiso entornar los ojos pero un dolor agudo en el pecho hizo que se desplomara del caballo. Y toda su vida cambió en aquel mismo instante, ya no era únicamente Aidan. Ese mismo día se convirtió en el ser más temido del reino.
Los latidos de corazón era tan dolorosos que apenas era capaz de respirar, deseó gritar, pedir auxilio. Intentó gritarle a Thorn que le ayudara, que se moría por dentro y todo su interior se deshacía por dentro.
Era como si su carne se estuviera abriendo, como si todos sus huesos se estuvieran partiendo y no quedara nada de él. entonces, la escuchó, esa bestia que cambiaría su vida para siempre. Esa sed de sangre enfermiza, ese deseo tentador de sesgar vidas.
Fue entonces consciente de lo que ocurría y tomó de todas sus fuerzas para hacer un último intento por gritar. La bestia, feliz por el recibimiento le dejó hacer tranquila, sabiendo que lo siguiente que haría sería destruir todo a su paso. Esperó pacientemente.
—¡CORRE THORN!
Y, entonces, tomó el control.>>





12 comentarios:

  1. Vaya un capítulo! Me ha encantado, pero quien será la mujer encapuchada? Y porque Aidan le pasa eso? Esperando al próximo

    ResponderEliminar
  2. Liam es un súper hermano me encanta!!! Mi vida es un cielo qie moveria cielo mar y tierra por encontrar a su hermana ♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Que chulada de capi! Me ha encantado! Desgarradoras escenas de los dos y como no, Thorn en sus andadas 😘 ¡Quiero mássss!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta quien será la mujer de la capucha,más más más.

    ResponderEliminar
  5. Wow! Espectacular. Y esa mujer, ¿encapuchada?. A mí me huele a bruja mala 😂😂😂 y Thorn y su hermano. Wow! Wow! Wow! Eso que le pasa a Aidan, quiero saberlo pronto. Exquisito capítulo. Quiero más

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno!!! Van a buscar a Liam..cuando busque a su hermana va a alucinar.. deseando leer mas

    ResponderEliminar
  7. Ole, me encanta, como siempre! pero en este capítulo hay muchas sorpresas.
    Vemos cómo es la vida de Liam tras la desaparición de su hermana (ostras, le quitaron la placa y el arma, buf, la que armaría además del numerito que le hizo al forense aquel), su amigo (oh, este chico promete, je, je), otra vez esa mujer (porque es la misma a la que vio lisel en el restaurante, pero yo, a diferencia de las chicas, creo que es buena porque gracias a ella, viajó al castillo con Aidan así que... será alguna de las brujas que conocemos?), y luego la transformación de Aidan en su adolescenci.
    Madre mía, todo de una sola vez!! a ver qué pasa luego porque esto está la mar de interesante, hasta el próximo!

    ResponderEliminar
  8. Oh!!!! Como me mola ver a Liam en versión macho alfa.

    Joer con Thorn, decimosexto? oh!
    Fue cuando cambió!!!
    Pero no dices como cambió. :(
    Joooooooooooooooooooo, ya no te ajunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Woooow que capítulo!! Pobre Liam :( desesperado esta por su hermana.... y Ailan que pena tan pequeño y la bestia dr apodera de el.... que triste!!!

    ResponderEliminar
  10. vaya capítulo!! Me ha encantado!! Quiero saber quién es la mujer encapuchada. Me da tanta pena Aidan

    ResponderEliminar
  11. Ole!!! Pobre Liam... Menos mal que la pitonisa se apiada de el y le busca para contarle lo que le dijo a Lisel. Me gusta conocer el pasado de Thorn y Aidan así se les entiende mejor.

    ResponderEliminar
  12. Esa mujer encapuchada es un enigma yo había apostado por unas de las brujas pero creo que no son.
    Y el saber cómo fue la primera vez que se transformó Aidan es un poco guauu!!! Y genera muchas preguntas.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en el blog.

Con la tecnología de Blogger.