lunes, 9 de enero de 2017

Conquístame si puedes: Capítulo 20

Hola Maravillas!! Al fin se acabaron las Navidades! Vuelta a la rutina... jajajaj 
Siento el barón pero con el peque sin cole me ha sido imposible! Ahora sí que sí, empezaré a subir capítulos día sí y día no para poder darle el punto final pronto. Espero que os guste ;) Gracias por seguir ahí!! 

CAPÍTULO 20

Liam sostuvo el arma contra los cinco hombres que le apuntaban con sus rifles de asalto, no pensaba bajarla y mucho menos ante aquellos que se hacían llamar “compañeros”. Joshua dio un paso al frente y él le dedicó el cañón del arma al pecho.
¿Cómo había llegado a aquella situación?
Había viajado hasta Estados Unidos siguiendo una pista sobre mujeres que habían sido raptadas y obligadas a ejercer la prostitución. Era improbable que Lisel se encontrara entre aquellas pobres almas perdidas pero eso no le había importado; había tomado el primer avión y había volado hacia allí sin más refuerzos que él mismo.
Había entrado en el prostíbulo y casi había acabado con todo aquel que le había plantado cara. Lo peor era que su hermana no estaba allí pero había salvado la vida de muchas jóvenes.
Sus compañeros le habían seguido de cerca y ahora los tenía envolviéndolo como si de un criminal se tratara. La rabia hervía en sus venas, no era igual que las personas que había ayudado a arrestar.
—Liam, colabora. —Joshua suplicaba una rendición que él no estaba dispuesto a entregar.
Negó con la cabeza.
—Vamos, estás acorralado y—señaló a todos— creo que hablo en nombre de todos cuando digo que nadie desea dispararte.
Liam no pudo más que agitar un poco su arma y comenzar a reír, todos le miraban como si hubiera enloquecido, ninguno lograba entender el sufrimiento que llevaba sobre las espaldas. Encaró a cada uno de los hombres que lo encañonaban y abrió ambos brazos, incitándoles a pecar.
—¿Vais a dispararme? ¡Vamos! ¡He sido el Capitán de todos vosotros, os conozco! He sangrado a vuestro lado y me he jugado el culo por muchos. —gritó enfurecido.
—Por favor, piensa con claridad. No eres así. Todos estamos buscando día y noche a Lisel pero únicamente empeoras la situación. No puedes irrumpir en casa ajenas disparando.
En eso tenía razón.
Había perdido el juicio con la desaparición de su hermana.
—Entrégate y no habrá informas. Haremos desaparecer todo y seguiremos con la búsqueda de tu hermana. Pero debes colaborar y entregar tu arma.
Era un trato más que generoso.
Cabeceó un poco, su yo más loco le pedía negarse pero no tenía otra opción que colaborar. Sabía que sino sus propios compañeros deberían encargarse de él y acabar con su vida. Suspirando bloqueó su arma y la bajó lentamente hasta el suelo para después darle un ligero puntapié y precipitarla a los pies de Joshua.
Levantó ambas manos a modo de rendición y vio alivio reflejado en los ojos de muchos. Todos estaban preocupados por él y se sintió culpable, no lo estaba llevando bien y estaba provocando que muchos corrieran tras sus pasos.
Joshua se puso ante él y lo miró a los ojos, sí, ambos sentían lo que estaba a punto de ocurrir pero se lo había buscado él solo.
—Hazlo. —pidió Liam sonriendo.
Su compañero negó con la cabeza al mismo tiempo que enfundaba su pistola y sacaba unas esposas. Le tomó una muñeca y se la bajó hasta colocársela a la espalda.
—Quedas arrestado.
Sí, las cosas se habían torcido demasiado.

***

La Reina Hellen tomó asiento en uno de los bancos de su jardín privado con cierto pesar. Luna y Aldara la seguían de cerca y la miraron con evidente preocupación en sus ojos. Bajó la vista al suelo, la jaqueca volvía a la carga de nuevo y no podía tomarse un descanso.
—Demasiadas preocupaciones amiga.
Luna se sentó a su lado y tomó una de sus manos, ella sonrió sin fuerzas. El cansancio estaba comenzando a pasarle factura.
—Me equivoqué tanto. —dijo ella con un amargo suspiro.
—¿En qué mi señora? —preguntó Aldara.
Pero las tres sabían la respuesta, todas sus preocupaciones residían sobre la mujer que habían invocado mundos a través. Aquella pobre muchacha que deseaba tornar a su hogar y que ella se había atrevido a arrancar de su tiempo.
—Desea tanto retornar a su mundo que no puedo obligarla a permanecer más tiempo en el nuestro. Yo únicamente deseaba la felicidad de mi primogénito pero no esperaba dañar tanto a otra persona.
Aquel pensamiento la estaba torturando, la tristeza en los ojos de aquella mujer que había sido traída para que Aidan volviera a ser normal. El tiempo había pasado y seguían ambos tan distantes como el primer día. Encima, el paso de los días había hecho que Lisel comenzara a perder peso y fuera un mero espejismo de la mujer fuerte que había llegado.
—Todas sabemos que lo hiciste con la mejor de las intenciones pero no siempre salen las cosas como esperamos.
Luna era benevolente con ella pero no supo si lo decía porque en realidad la muchacha le producía lástima o como una oportunidad para su hija Sarah.
—¿Y si las brujas hacen un hechizo el día del baile? Es solsticio de invierno, el momento en el que ellas son más poderosas.
Hellen la miró confusa, sabía que era el día del año en que más poder podían poseer pero no comprendía lo que trataba de planear.
—Devolvedla ese día a casa. Los hechizos han fallado hasta ahora, quizás ese día funcione.
La reina sonrió encontrando una solución a su pesar. Puede que hubiera una manera de hacerla regresar y devolverle su vida. Una parte de ella sentía pena por no haber conseguido la felicidad de Aidan, tal vez alguna pretendienta descongelase su duro corazón.
—Es una gran idea, os la agradezco Aldara.
La mujer se sonrojó y le dedicó una pequeña reverencia.
—Siempre a vuestro servicio majestad.
—¡No podéis hacerlo!
Naylea irrumpió en el jardín furiosa, caminaba dando largas zancadas hasta llegar a ellas.
—Hija, nos has asustado.
—¡No podéis devolver a Lisel!
Hellen comprendía que su hija no quisiera dejarla marchar, en ella había encontrado una gran amiga y debía de ser duro desprenderse pero era lo mejor para todos.
—Es lo mejor para ella.
—¡NO! La magia la eligió, eso significa que ella es la mujer que mi hermano necesita. Únicamente hay que dejarles tiempo a solas.
En aquel momento, las palabras de su hija le recordaron a Thorn, el cual, era muy partidario de encerrarlos en una habitación y esperar que ambos sobrevivieran a aquella experiencia. Comenzaba a creer que sus hijos habían enloquecido.
—Ella desea volver.
—Pero cuando se enamore de Aidan ya no querrá.
—¿Y sino lo hace?
Aldara y Luna miraron la lucha de palabras que mantenían madre e hija sin siquiera atreverse a respirar. Puede que Naylea fuera la pequeña de cuatro hermanos pero eso no le restaba coraje.
—Lo hará.
Hellen deseó estar tan convencida como el corazón joven e inocente de su hija pero la realidad era otra muy distinta al cuento de hadas que ella deseaba vivir.
—Lo siento hija, Lisel volverá a su tiempo. —sentenció.

Y no había orden más solemne que la de una reina decidida.

12 comentarios:

  1. Ay pobre Liam!!!! La reina... ¿te he dicho que me encanta su personaje? Jajaja qué pasará? Habrá que esperar jajaja

    ResponderEliminar
  2. ayyyy pobre Liam, qué pena me da. No quiero que Lisel vuelva, pero Liam podría ir donde está ella, eso estaría bien

    ResponderEliminar
  3. MWooowe ha gustado mucho el capi ... pobre Liam, el amor por su hermana lo ha llevado a comenter locuras... ahora que llegó la fiesta para saber si va a pasar! Me dejas intrigadisima.....

    ResponderEliminar
  4. MWooowe ha gustado mucho el capi ... pobre Liam, el amor por su hermana lo ha llevado a comenter locuras... ahora que llegó la fiesta para saber si va a pasar! Me dejas intrigadisima.....

    ResponderEliminar
  5. Que loco se ha vuelto Liam.... Jajajajaja...
    Que tristeza verse que puedes ayudar en algo y que no salga como quieres.
    Vaya, vaya, por que naylea piensa así.

    ResponderEliminar
  6. 😔😭 que penita me dan estas cuatro almas en pena, la reina por su hijo y Lisel, Lusrl, Aidan y el pobre Liam... ¡Buaaaahhhhh! Muy buen capítulo guapi 😘

    ResponderEliminar
  7. Ay madre que esto se pone emocionante!! Pobre Líam.... Yo estoy con Nay y Thorn, hay que encerrar a Lisel y Aidan en una habitación y no dejarlos salir en varios días jajajaaa

    ResponderEliminar
  8. Entiendo a la reina. Y sé que Lisel lo desea por encima de todo.
    Me da pena.
    Aunque juntarlos en una habitación también mola.
    Quiero saber más.

    ResponderEliminar
  9. Hay madreeee que la devuelve a su casa, NO por favor que Liam haga algo.Me encanta esta historia, a ver que sucede en el siguiente cap.

    ResponderEliminar
  10. Genial amore!!! Pobre Liam, desesperado y detenido... como acabará lo de Lisel y Aidan? Que estará pensando la reina? Quiero leer más

    ResponderEliminar
  11. Se me ha escapado una lagrimita. Pobre Liam, me voy hacer su fan, lo que está pasando. Y me has dejado con ganas de saber del baile, que pasará?

    ResponderEliminar
  12. hola, ay, liam el pobre es que ya no puede más! no me extraña, desesperado es poco para lo que debe sentir sin saber nada de ella durante tanto tiempo.
    y la reina es un sol, es lógico que quiera devolver a lisel a su época pero si supiera lo que se está cociendo entre ella y aidan...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en el blog.